Monumentos

La Catedral

La actual catedral de Lugo es la segunda más grande de Galicia, después de la de Santiago de Compostela. Se empezó a construir en el año 1129, y conserva de la obra románica original los brazos del transepto, las tres naves con su triforio y la bella puerta Norte. Más tarde, los tres ábsides primitivos fueron sustituidos por cinco de estilo gótico y con deambulatorio. En el siglo XVIII se añadió una espléndida capilla barroca: la de la Virgen de los Ojos Grandes, obra de Fernando de Casas, arquitecto también de la fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago. La fachada es neoclásica. Son también notables el altar mayor neoclásico, con la exposición permanente del Santísimo Sacramento, la sillería del coro -hecho por Francisco de Moure a principios de siglo XVII-, y el claustro, también de Fernando de Casas, de principios del XVIII.

La Iglesia de San Pedro

Antiguamente del Convento de San Francisco, es uno de los mejores exponentes del gótico mendicante de Galicia. El claustro de este convento, de formas románicas, está hoy integrado en el Museo Provincial de Lugo.

La Iglesia de Santo Domingo

Es otra excelente obra del gótico mendicante, vinculada otrora al convento de los dominicos, hoy de monjas de clausura.

La Iglesia de San Froilán

Patrón de Lugo, es una obra barroca, así como la capilla de San Roque.

El edificio del Ayuntamiento

Es considerado una obra maestra del barroco civil gallego. Se remató en 1738 y es obra de Lucas Ferro Caaveiro, discípulo del gran Fernando de Casas.

El Puente viejo sobre el Miño

Originariamente romano, fue reconstruido en la Edad Media, sufrió algunas modificaciones posteriores, y ha sido recientemente restaurado.

Los restos de las termas romanas

Se conservan dentro de un balneario con hotel del siglo XIX.