Arde Lvcvs

¡QVE NO SE APAGVE EL FVEGO!

El Arde Lucus, comenzó su andadura en el año MMII ligado al solsticio de verano y con un objetivo primordial: rememorar la fundación de nuestra ciudad recreando su pasado romano. Se conjugan los aspectos lúdicos y culturales, con la mayor rigurosidad histórica posible. El casco histórico amurallado se transforma, cada año durante tres días, en Lucus Augusti, destacada urbe de la Gallaecia romana, ofreciendo a los que la visitan un completo programa de actividades, en un marco incomparable como es la Muralla, que cobra durante la fiesta un especial protagonismo.
Sin duda, nuestra ciudad ofrece el marco idóneo para este tipo de fiesta. Otro elemento clave que no podemos olvidar es la implicación de sus gentes, los agentes sociales, colegios, asociaciones, clubs deportivos, ... Ya sea con ropas romanas o castreñas, toman las calles durante todo el fin de semana, participando activamente en el espíritu de la fiesta.
Gracias al esfuerzo conjunto del gobierno local, de la ciudadanía, de las asociaciones de recreación histórica y de diversos organismos privados que colaboran a través de su patrocinio, el Arde Lucus fué creciendo, convertiéndose en una conjugación perfecta entre ocio y cultura, en un referente a nivel nacional, con una gran repercusión mediática y de afluencia de público, y consolidándose de tal manera que en su décimo aniversario (MMXI) logró el reconocimiento como Festa de Interese Turístico Galego.
Muchas son las sorpresas que encontrareis en las calles y plazas del renacido Lucus Augusti. Fuego, música, seres de leyenda, guerreros celtas y legionarios romanos, civitas y visitantes, seres mitológicos… no tendreis que afinar mucho la vista para topar con ellos, paseate por nuestras vías y comparte nuestro pasado.

MACELLVM

Punto de reunión por antonomasia, el mercado es un hervidero constante de actividad. Gentes yendo y viniendo, exóticas mercancías procedentes de todos los rincones del Imperio, magia…, todo lo que puedas imaginar, y aún más, lo encontrarás en el Macellum del Arde Lucus. Y no temais nada, la Cohors I Lucensium tiene instalado su campamento en esta plaza, salvaguardando la seguridad de los ciudadanos del imperio.

CASTRA DE LVCVS AVGVSTI

El campamento del Arde Lucus es mucho más que un asentamiento militar del Imperio romano, es un espacio lleno de vida, con un continua tráfico en su interior. Legionarios y gladiadores, gentes de Lucus Augusti y de otras zonas del Imperio conviven y comparten espacio con diferentes tribus castreñas. Aquí podrás participar en muchas y variadas actividades, tengas la edad que tengas y podreis visitar a las gentes de Terra Copora, a los ciudadanos de Civitas Lucensis, la caballería de Lucus Equites, las tribus de Tir Na N’Og y Lugdunum y las familias romanas de Caetra Lucensium.

CIRCVS

El esplendor de Lucus Augusti debe reflectirse tambien en la categoría de espectáculo que la Roma clásica ofrece a los civitas: EL CIRCO! En su arena lucharán a muerte los más importantes gladiadores del Imperio, y su público será el más entregado y ferviente que se haya visto en toda Hispania.

ASENTAMIENTO GALAICO

Quereis visitar a una tribu galaica?, acércate al campamento de Trebas Galaicas, conocerás de primera mano el día a día de este pueblo.

ROMANVS THEATRVM

Visita el Theatrum de Lucus Augusti, esta praza es el centro cultural del Arde Lucus. Acudiendo a este lugar, poderás asistir a obras de teatro, conciertos, espectáculos de fuego…, las mejores actuaciones traídas de los confines del imperio para deleitar los sentidos de la ciudadanía y de todas las persoas que visiten nuestra ciudad.

BODAS Y BAVTIZOS

Quieres casarte en el Arde Lvcvs y vivir la experiencia esta experiencia tan mística? Las bodas romanas tienen mucho parecido a las occidentales: el anillo de compromiso, el velo, o el beso nupcial, fueron heredados de la Antigua Roma. EL matrimonio es el fundamento de la familia romana y simboliza la unión del hombre y la mujer, implicando consorcio para toda la vida e igualdad de derechos divinos y humanos. Las bodas celtas son una unión amorosa en la que la mujer decide, año tras año, si quiere renovar la unión de pareja. Para los celtas, dos almas se unen para que las fuerzas y las cualidades se dupliquen y suplan las carencias y defectos con el apoyo y aprendizaje del otro. Además, los más pequeños también se pueden bautizar como romanos o castreños para ir empezando su camino.